"Ama cuando menos se merezca, porque es cuando más se necesita"

miércoles, 4 de julio de 2012

RECUPERACIÓN TRAS LA RUPTURA


¡¡Hola a todos/as!! Un día más vuelvo con la segunda parte de lo que prometí: rasgos que suelen darse durante la ruptura. Lo que voy a describir a continuación son los 5 errores que, según Stephen Gullo, obstaculizan y retardan el proceso de recuperación de una ruptura. En mi opinión, están muy bien clasificados, aunque el abanico de posibilidades es muy amplio. Sin embargo, los más característicos se encuentran dentro de esta clasificación. Son los siguientes:

·         Dependencia: se da cuando nos aferramos a la idea de que aún queda algo vivo en la relación. Nos negamos a darla por terminada y no se puede afrontar la recuperación. Hay 3 maneras en las que puede concretarse:
1.       Obsesionarse: Pensar muchas horas en la pareja y no concentrarse en otros aspectos. Suelen experimentarse pesadillas. La persona realiza llamadas, envía mensajes, emails, etc., y piensa continuamente en qué estará haciendo la otra persona, imagina con quién estará saliendo, fantasea imaginado que hace el amor con otra persona, escucha canciones que le recuerden a la expareja o va a lugares que le recuerden a él/ella.

Ø  La manera de afrontar este problema es realizar actividades para no pensar tanto. Esta conducta es normal al principio y suele ir desapareciendo después. También es recomendable evitar los lugares que nos recuerden a la expareja.

2.       Venganza: se puede dar de dos maneras:
1.       Empezando una relación antes de estar preparado/a y exhibirse para poner celoso/a a la expareja.
2.       Saliendo con otra persona y reproduciendo el trato que se le ha dado, o bien ejercer más control para evitar el sufrimiento de nuevo.

Ø  Para superar esto, hay que reconocer que la nueva relación está causada por el dolor del rechazo. Es muy importante ser consciente y contrastar con la realidad para superarlo.

3.       Exageración: la persona rechazada piensa que su pareja lo está pasando estupendamente mientras que él/ella está destrozado/a. Cree que su mundo se ha empequeñecido y el de la otra persona se ha hecho más grande. También se tiende a idealizar y enfocar el pensamiento sólo en las cualidades maravillosas de la expareja.

Ø  Para evitar este tipo de pensamientos, es conveniente escribir una lista de defectos de la expareja, para que, al igual que en el punto anterior, podamos contrastar la realidad desde una perspectiva más objetiva. Aunque no nos lo parezca, las listas son una forma muy útil de ordenar nuestras ideas.

·         Las nuevas ataduras: antes dijimos que es bueno realizar actividades para no estar continuamente pensando en lo mismo y evitar así las obsesiones, sin embargo todo en exceso puede resultar negativo, debe haber un equilibrio. Es tan contraproducente estar obsesionado con una o varias ideas, como tener que estar todo el día llevando a cabo actividades para no pensar y poder ser feliz. Y esto se debe a que necesitamos nuestro tiempo de relax, tiempo para nosotros, y si lo único que hemos hecho es huir de los pensamientos relacionados con la expareja, cuando nos relajemos nos asaltará todo aquello que hemos estado esquivando, porque el dolor y el miedo siguen en el mismo sitio. Es por ello que debemos realizar actividades y cuando nos encontremos tranquilos y nos asalte el sufrimiento, lo afrontemos, pues de esta manera lograremos sentirnos más fuertes y seguros cada vez. Debemos transformar el sufrimiento en algo constructivo.

Ø  Para conseguir este objetivo, lo que debemos hacer es dejar que el dolor y la tristeza sigan su curso y afrontarlos, de modo que cuando vuelvan a surgir, al haberlos enfrentado con anterioridad y habernos dado cuenta de que hemos sido capaces de sobreponernos, en esta nueva ocasión nos sentiremos más capaces aún, de modo que vamos reforzándonos a nosotros mismos. Así, llegará un punto en el que ya estos pensamientos no dolerán y poco a poco desaparecerán. Si huimos, reforzamos esta conducta y como no hemos luchado contra ella, siempre tendrá la misma fuerza sobre nosotros y jamás disminuirá el dolor.

·         El fenómeno de la mariposa en la llama: de todas las conductas que se dan en una ruptura, esta es la más dolorosa. Consiste en un movimiento zigzagueante que nos llevaba a retroceder en la relación (llamadas telefónicas, relaciones sexuales o encuentros casuales, declaraciones de amor…), produciendo un sentimiento de dolor cada vez mayor debido al rechazo reiterado. Creemos que así podremos volver de nuevo a establecer la relación que se terminó, pero en lugar de convencer a la expareja, lo que estamos provocando es una molestia creciente que acabará en indiferencia, y esto dará lugar a más dolor. Tenemos que tener claro que nada de lo que hagamos puede hacer que una persona sienta lo que no puede sentir.

·         Los excesos: algunas personas acuden a las drogas o al alcohol para poder tolerar mejor el dolor, pero esto sólo ofrece alivio temporal a corto plazo, por lo tanto no es un camino adecuado para superar la ruptura.

·         Elegir por comparación: consiste en elegir a nueva pareja basándonos en:
1.       Elegir a alguien similar a la expareja: esto significa que no se ha aceptado la pérdida amorosa y aún se puede estar experimentando algún pensamiento obsesivo.
2.       Descartar a todo aquel que muestre parecido con la expareja: esto significa que hay temor a volver a sufrir lo mismo.

Ø  Para evitar el problema, conviene mantener el contacto con las propias necesidades y centrarnos en las características que nos gustaría que tuviera nuestra pareja (de nuevo, podemos realizar una lista), y a partir de ahí buscar a alguien que las satisfaga.

Pues bien, esta ha sido una pequeña aportación de todas las que podrían hacerse en este ámbito. Es cierto que el dolor que se siente durante una ruptura no puede borrarse como si de un dibujo a lápiz se tratara, pero conocer el porqué de las cosas, entender que actuemos de una manera determinada y no de otra o que la expareja lleve a cabo hechos que en un principio no entendemos pero que ahora podemos llegar a entender, nos ayuda mucho a ir superándolo. Como dije en el otro post, el tiempo es un gran aliado, pero sólo si a la vez que él nos empuja nosotros hacemos por caminar.

En el siguiente post hablaré sobre las relaciones de pareja en sí mismas y las características más adecuadas y las menos apropiadas durante la convivencia.

Espero que tengáis un buen fin de semana.
Un saludo y, como siempre, gracias por vuestro tiempo ;)

3 comentarios:

  1. Muy, muy útil esta información.

    Cuando se pasan por momentos duros y se está con un estado de ánimo bajo se pierde la capacidad crítica y la perspectiva, por lo que sólo te centras en todo aquello que refuerza tu visión negativa...

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy interesante! Ojala personas que estén pasando por ese momento puedan leer esto y les sirva de ayuda.

    Me quedo por tu blog ^^
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Esta bien chevere tu blog, me pregunto como sera tu proximo post! ^^

    ResponderEliminar